(540) 434-4341 info@bsccva.com

El Sacramento de la Unción de los Enfermos

Es Jesús quien toca a los enfermos para sanarlos del pecado e incluso de la dolencia física

Palabra de Cristo de sanación y paz a los enfermos


Nuestro Señor Sufriente está cerca de aquellos que están experimentando enfermedades físicas, y Él quiere extender Su mano sanadora a todos aquellos que sufren. La Unción de los Enfermos es uno de los sacramentos de sanación por el cual “toda la Iglesia encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado, para que los resucite y los salve” (CIC # 1499). En la carta de Santiago, le oímos exhortar a sus lectores: “¿Está alguno entre ustedes enfermo? Deben llamar a los ancianos de la iglesia y pedirles que oren por ellos, ungiéndolos con aceite en el nombre del Señor”. (Santiago 5:14) La Iglesia cree firmemente que nuestros hermanos y hermanas enfermos en Cristo conservan su dignidad plena y están entrando más profundamente en la imitación de la pasión de Nuestro Señor.

Extrema Unción o “Últimos Ritos”


Es útil tener en cuenta que los términos “Extrema Unción” o “Últimos Ritos” tienden a implicar que la persona enferma está muy cerca de la hora de la muerte. La Unción de los Enfermos, sin embargo, no necesita ser reservada para aquellos que están en el punto de la muerte. Según la USCCB: “Cuando se da el Sacramento de la Unción de los Enfermos, el efecto esperado es que, si es la voluntad de Dios, la persona será sanada físicamente de la enfermedad. Pero aun cuando no hay sanación física, el efecto primario del Sacramento es una sanación espiritual mediante la cual el enfermo recibe el don del Espíritu Santo de paz y valor para enfrentar las dificultades que acompañan a la enfermedad grave o la fragilidad de la vejez”.

Contactar a un Sacerdote para la Unción de los Enfermos

Si usted o un ser querido está muy enfermo o está preparándose para una cirugía seria, comuníquese con nosotros para que podamos ir y rezar con usted y su familia.

Contáctenos