(540) 434-4341 info@bsccva.com

Quinceañera

“Dijo María: ‘Yo soy la esclava del Señor, hágase en mí tal como me has dicho’” (Lucas 1, 38).

Quinceañera


La Santísima Virgen María se hace la Madre de Dios por ser primera la discípula perfecta del Señor. Por su fe profunda y su entrega total—aún cuando era adolescente—María es un modelo para todos los cristianos, especialmente para  los jóvenes. La celebración de los quince años es el rito a través del cual una mujer joven se dedica a Dios, a imitación de María Santísima. La renovación de las promesas bautismales que hace la quinceañera refleja la entrega de María a la voluntad del Señor: “Hágase en mí tal como me has dicho”. La quinceañera también hace un acto de acción de gracias y consagración, pidiendo la ayuda de María para ser, como ella, discípula fiel de Jesucristo. La celebración de los quince años marca el pasaje de la niñez a la madurez, pidiendo que Dios continúe siendo el centro de la vida.

Requisitos


Como la celebración de los quince años es una renovación del compromiso bautismal, estos son los requisitos: es importante que la quinceañera muestre su dedicación a la fe asistiendo regularmente a Misa y además registrarse y  venir a las clases de Educación Religiosa, así como también  ayudar a la joven a dedicarse más a Dios, se requiere su asistencia a un Encuentro de preparación para la Quinceañera, que serán 3 charlas con la encargada, una con el párroco y sus padres y un mini-retiro. Las charlas se hacen cada 6 meses.

La  familia debe ser miembro de esta Parroquia,  y asistir regularmente a Misa. Además, se recomienda que la quinceañera celebre el sacramento de la Penitencia (es decir, de la Confesión) antes de la celebración.

Bendición


Se hará una Bendición para la Quinceañera los jueves  durante la misa de las 7 pm y domingo  durante la Misa dominical de las 1 pm.

Favor de llamar a la oficina por lo menos 6 meses antes para anotar a la joven que cumplirá sus 15 años en las charlas y también para poner fecha para la bendición, y así poder saber cuántas jóvenes habrán para reservar los asientos tanto para las quinceañeras como para los familiares, y avisar al Sacerdote cuantas jóvenes tendremos para esta bendición.